Terapia Intravenosa

¿Qué es?

La terapia Intravenosa es un procedimiento mínimamente invasivo a través del cual se administran fluidos directamente a una vena como tratamiento terapéutico. La practicamos bien como una simple terapia intravenosa de hidratación compuesta únicamente por fluidos, o como una terapia de nutrición intravenosa que permite añadir al fluido vitaminas, nutrientes y aminoácidos.

Beneficios
  • Hidratación garantizada
  • Absorción de vitaminas en un 100%
  • Aplicación inmediata
  • Rápida acción
  • Efectos acumulativos

La principal ventaja es que los nutrientes se desvían del sistema digestivo, asegurando una absorción 100% efectiva. Tradicionalmente las vitaminas y los minerales se consumen por vía oral y deben ser procesados de forma natural por el estómago, el hígado y los intestinos, pero solo entre un 8 % y un 10% de lo que se consume llega directamente a los tejidos que son los que más necesitan estos componentes.

¿Cuál es la duración de una Terapia Intravenosa?

Para la gran mayoría de los pacientes el procedimiento toma entre 30 y 35 minutos de principio a fin. Dependiendo de la cantidad de fluidos que se reciban o de que se trate de algún tipo de tratamiento especial, la sesión podría tomar más tiempo.

¿Con qué frecuencia puedo practicarme una terapia Intravenosa?

Dependiendo de la razón por la cual se practique, algunos pacientes pueden tomar hasta 2 terapias por semana. Otros se practican este tratamiento semanalmente, cada dos semanas, o mensualmente. Nosotros recomendamos practicarse esta terapia cuando considere que la necesita para recuperarse y volver a su ritmo normal de productividad.

¿Quiénes pueden practicarse terapias intravenosas?

Casi cualquier persona. Las terapias no se encuentran disponibles para menores de 18 años, o para adultos de más de 65 años. Tampoco se consideran apropiadas para pacientes que presenten ciertas condiciones médicas especiales.

Descargar Brochure

Descargar aquí